Todas las fiestas del mañana, William Gibson

El viejo es una especie de sensei del montaje de maquetas, un tesoro nacional, con entendidos en la materia mandándole modelos desde todas partes del mundo, esperando ansiosamente a que el maestro termine sus antigüedades Gundam con su inigualable pero extrañamente despreocupada precisión, sus movimientos zen, quizás dejando en cada una de ellas un fallo diminuto y de alguna forma perfecto, que sea a un tiempo su firma y un reflejo de la naturaleza del universo. Como nada es totalmente perfecto, nada se termina jamás. Todo es proceso.


La gente no sabe lo que quiere antes de verlo. Todo objeto de deseo es un objeto encontrado.


Teoría sobre los bienes raices virtuales. Cuanto más pequeño y barato fuese el espacio físico en el que se llevaba a cabo una actividad comercial, más grande y confusa era la página web.


No hay historia. Sólo la forma, y está compuesta de formas menores, en un retorcido descenso fractal, hasta llegar a las resoluciones más infinitamente definidas. Pero existe la voluntad. El "futuro" es inherentemente plural.


Lo que está sobrediseñado es demasiado especifico, anticipa el resultado; la anticipación del resultado garantiza, si no el fracaso, sí la ausencia de gracia.


Le habían enseñado, por supuesto, que la historia, al igual que la geografía, había muerto. Que la historia, tal y como se la había entendido hasta entonces, era un concepto igualmente histórico. La historia era, en ese sentido, narrativa, cuentos que nos contábamos sobre nuestro origen y nuestro pasado, y esa narrativa había sido revisada por cada nueva generación, como ciertamente siempre había ocurrido. La historia era plástica, era una cuestión de interpretación. Lo digital no había cambiado nada de todo esto, pero lo había hecho demasiado obvio. La historia era una información de datos, sujetos a manipulaciones e interpretaciones.


Pensaba que matar a alguien era algo terrible y permanente, y también sabía que los criminales violentos, en el mundo real, eran figuras tan románticas como un puñado de vísceras.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution 3.0 License